Actualización de nuestra política de cookies
Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de Cookies.
ACEPTO
Estás en: Inicio | 10 FORMAS DE SER MÁS FELIZ Y SERTIRSE BIEN

10 FORMAS DE SER MÁS FELIZ Y SERTIRSE BIEN


Publicado el: 29/06/2018 0

La felicidad es una decisión de todos los días...


Ser feliz es una meta a la que todos queremos llegar, pero, todos tenemos diferentes ideas sobre lo que es y cómo conseguirla. Es fácil pensar en la felicidad como un resultado, pero ser feliz y sentirnos bien también debe ser un camino pues es clave para mantener un estilo de vida saludable.

Hay ciertas acciones que sí podemos poner en práctica para mejoran nuestra actitud ante la vida. ¡Empieza hoy a remodelar tu interior y exterior!

Hay muchas acciones que dependen solo de ti y que puedes hacer HOY para mejorar tu actitud y satisfacción ante la vida

Además podemos convertir estas acciones en hábitos diarios, así casi sin darnos cuenta nos convertimos en una persona alegre y dichosa de forma natural.

¿Qué puedo hacer para decidir ser feliz?

Aunque suene imposible, tú puedes tomar el control para sonreír más veces al día y estar más satisfecho con la vida. Trata de introducir cualquiera (o todas) de estas acciones en tu rutina.

1.- Ponte en contacto con la naturaleza

Está comprobado que vivir cerca de espacios verdes o tener contacto con la naturaleza, se asocia con una mejor salud mental. Simplemente porque la conexión con otros seres vivos tiene un impacto positivo en tu sensación de bienestar

Es tan fuerte el estímulo, que el solo mirar algunas imágenes de naturaleza, puede estimular partes del cerebro que se asocian con la felicidad

Además, pasar tiempo en el aire libre nos expone a la luz solar, lo que ayuda que absorbamos mejor la vitamina D. Se ha visto que los bajos niveles de esta vitamina (hormona) se relaciona con mayor depresión

2.- Cuida tu cuerpo haciendo ejercicio

Si piensas que hacer ejercicio se trata únicamente de construir tus músculos, te equivocas.

Se ha comprobado que el hábito del ejercicio promueve la felicidad a largo plazo

Además la actividad física tiene múltiples beneficios para tu salud en general y para tu salud mental. Esto son solo algunas maravillas que el ejercicio hace por ti:

  1. Nadie está muy contento cuando se enferma. Por eso, el ejercicio ayuda a nuestros cuerpos a producir anticuerpos y proteínas que combaten las enfermedades
  2. Libera ciertas sustancias químicas, llamadas “endorfinas”, que mejoran tu estado de ánimo y promueven sentimientos de euforia
  3. Combate la depresión y el estrés

3.- Haz algo bueno por alguien

Hacer algo por los demás es una poderosa manera de aumentar nuestra propia felicidad y también dejar un granito de arena en el estado de ánimo de los demás.

Esto no significa sólo dar dinero a alguien que lo está pidiendo en la calle. Dar algo a los demás puede ser tan simple como una sola palabra amable (un buenos días antes de pedir un café, un gracias al chofer del autobús). También puede ser una simple atención como recoger el correo del vecino o ceder el asiento en el metro.

Los estudios científicos demuestran que ayudar a los demás  aumenta la satisfacción con la vida, proporciona un sentido de significado, aumenta los sentimientos de competencia, mejora el estado de ánimo y reduce el estrés

Se ha comprobado que regalar un poco de tu tiempo libre para hacer voluntariado, también aumenta tu percepción de bienestar

4.- Aprende o prueba algo nuevo

El aprendizaje afecta a nuestro bienestar en muchas maneras positivas. Nos expone a nuevas ideas y nos ayuda a mantener nuestra mente curiosa. Además nos da un sentido de logro y ayuda a aumentar nuestra confianza.

La mejor parte es que aprender algo nuevo y ser felices es un camino de dos vías: aprender algo mejora tu percepción de bienestar, y esta percepción te ayuda a aprender más cosas.

Aprender, también significa descubrir o probar cosas nuevas. No tienen por qué ser cosas muy grandes y ambiciosas (aunque podrían serlo), el objetivo es reinventar tu rutina haciendo espacio para cosas nuevas.

5.- Conversa más y cultiva relaciones

Reservar más tiempo para la gente que te importa y aumentar tus conexiones sociales, genera una sensación de satisfacción y bienestar.

Nuestras relaciones con otras personas son clave para nuestra felicidad. La conexión social forma parte de un estilo de vida saludable. Porque estas estrechas relaciones con los amigos y la familia proporcionan amor, propósito y aumentan nuestros sentimientos de autoestima.

Conversar con las personas a nuestro al rededor (escuchar  y ser escuchados) nos conduce a una mayor sensación de bienestar, relaciones más fuertes y a una mejor experiencia con nuestro entorno.

6.- Duerme mejor

Sabemos que el sueño ayuda al cuerpo a recuperarse del día y a repararse. Además nos ayuda a comer mejor y a ser más productivos. Pero, resulta que también es importante para nuestra felicidad.

Cuando estamos cansados, reaccionamos peor ante cualquier situación y, nos volvemos mucho más sensibles a las emociones negativas. Lo vemos todo de forma más pesimista y, en nuestra mente sólo aparecen recuerdos grises.

Esto pasa porque los estímulos negativos se procesan en una parte del cerebro que se llama amígdala. Mientras que los recuerdos positivos o neutrales son procesados por otra zona que se llama hipocampo.

La falta de sueño impacta el hipocampo de forma más dura que a la amígdala. El resultado es que las personas con falta de sueño no logran recordar gratos recuerdos, pero si recuerdan los negativos

Además cuando no duermes lo suficiente, aumentan los niveles de una hormona llamada cortisol. Conocida por su relación con el estrés.

7.- Proponte y planea tus metas

Se ha demostrado científicamente que el sentirse bien con el futuro es importante para nuestra felicidad

La elección de objetivos ambiciosos son una brújula que te dan dirección. Además traen un sentido de logro y satisfacción cuando los alcanzamos.

Todos necesitamos metas para motivarnos y estas deben ser lo suficientemente retadoras para emocionarnos, pero al mismo, tiempo tus metas deben de ser alcanzables.

Si tratamos de planear algo alejado de nuestra realidad en este momento, sólo sentiremos ansiedad y estrés innecesario, además si no lo logramos en el tiempo planeado sentiremos una especie de derrota que no contribuye a fortalecer nuestra autoestima

Cuando pensamos en el futuro todos estamos adivinando hasta cierto punto, por eso, es importante mantener los pies en el suelo. Una perspectiva demasiado optimista puede ser inútil e incluso contraproducente.

Tener expectativas poco realistas puede conducir a la decepción, una sensación de fracaso y una visión más pesimista del futuro. Pero si tomamos una visión realista pero al mismo tiempo optimista de los resultados, aumentara la probabilidad de tener éxito

Sin embargo, el planear y tener objetivos más realistas y alcanzables pueden contribuir a la felicidad de varias maneras. La a investigación científica muestra que el simple hecho de planear estos objetivos genera un sentimiento de positivismo en el día a día, por ejemplo el planear unas vacaciones a futuro

En otro estudio, se demostró que el simple hecho de pensar una experiencia gratificante próxima (como ver una película que te gusta, o la tarde con los amigos) eleva tus niveles de endorfinas en un 27% y reduce tus niveles de estrés. Las endorfinas son sustancias en tu cerebro responsables del sentimiento de euforia y alegría.

Por lo tanto, tener metas alcanzables  y planearlo de forma realista es una forma de ser feliz en tiempo presente.

8.- Agradece las pequeñas cosas

Tal vez nos dejamos llevar por las circunstancias del momento, o tal vez anhelamos cada vez más cosas y exigimos al cielo y a la vida tenerlas lo antes posible.

Detenernos y observar todo lo que ya tenemos y agradecerlo es una de las mejores formas para valorar nuestro presente y sentirnos más satisfechos con lo que somos y lo que tenemos.

9.- Recuerda algo y sonríe

¿Alguna vez te reíste solo por recordar algo gracioso?

Esto pasa porque nuestros pensamientos definen nuestro estado de ánimo del momento. De tal forma que, una imagen o un recuerdo agradable, desencadena una sensación positiva.

Una vez que los músculos sonrientes se contraen, comienza un circuito de retro-alimentación positiva que refuerza nuestro sentimiento de alegría.

Por eso, es importante sonreír todos los días. Incluso durante esas situaciones en las que no podemos hacer nada (pero nos afectan).

En pocas palabras: nuestro cerebro se siente bien y nos dice que hay que sonreír, sonreímos y decimos a nuestro cerebro que se siente bien y así sucesivamente.

10.- Aprende a controlar tus pensamientos

Aprender a controlar tus pensamientos es una habilidad para mejorar tu felicidad interior. Una forma efectiva de entrenar este súper poder es meditando.

La meditación es a menudo considerada como un hábito importante para mejorar la concentración y disminuir el estrés, pero, resulta que también es útil para mejorar tu felicidad.

Nuevos investigaciones en neurociencia han descubierto que aquellas personas que meditan de forma habitual, modifican literalmente su estructura cerebral

En un estudio, se examinaron las radiografías cerebrales de 16 personas antes y después de un curso de ocho semanas de meditación y  atención plena. Las partes de los cerebros asociadas con la compasión, la conciencia de sí mismo y la felicidad crecieron, y las partes asociadas con el estrés disminuyeron su tamaño.

Pero no te preocupes, no tienes convertirte en un monje y encerrarte en un templo para lograrlo. Puedes comenzar a meditar con el simple hecho de relajarte (y no hacer nada mientras tanto). Es una forma de darle un respiro a tu mente.

A veces el simple hecho de sobre-pensar lo que tenemos que hacer, nos genera una sensación negativa anticipada. Por eso, relajar tu mente unos cuantos minutos al día es una excelente estrategia para calmar la ansiedad y evitar sentimientos negativos, durante el día.

Meditar requiere de práctica, pero es una actividad muy poderosa. Borra literalmente tu mente y te tranquiliza, se ha demostrado ser una forma eficaz de ser feliz y sentirte mejor.

Tómate unos minutos para cerrar tus ojos, relajarte y respirar profundamente


Comentar este artículo Volver arriba

Aun no hay ningún comentario.


Escribe un comentario
Validación de seguridad Captcha
Ir arriba